Misión e historia

Nuestra misión

Durante cerca de 80 años, LAJF ha estado comprometida en ayudar a jóvenes a crecer intelectualmente, moralmente y culturalmente. Esto se consigue gracias a Camp Rising Sun, un programa de becas completas para jóvenes que consiste en un campamento de verano donde conviven personas de más de 25 países diferentes y 10 estados de los Estados Unidos.

946368_10151864312182049_1395957772_n
Camp Rising Sun Clinton

The Louis August Jonas Foundation tiene como misión desarrollar jóvenes prometedores que practiquen sus dotes de liderazgo y compromiso, para así poder servir a y ser de ayuda en sus comunidades alrededor del mundo.
Los objetivos de Camp Rising Sun son:

  • Fomentar la apreciación de la diversidad humana.
  • Expandir los horizontes culturales y mejorar la sensibilidad artística.
  • Desarrollar habilidades de liderzgo y confianza en uno mismo en un clima que pueda favorecer esto.
  • Ofrecer y mostrar una filosofía de servicio a la sociedad.

Nuestra historia

Fue fundado a raíz del Crack del 29 por el filántropo George E. Jonas con la misión de “desarrollar en jóvenes prometedores de diversos entornos el compromiso de liderazgo de forma sensible y responsable para lograr un desarrollo en sus entornos y el mundo entero”

Hijo de un exitoso hombre de negocios, creció en una familia rica y rodeado de riquezas, pero le preocupaba el hecho de que tuviera ventajas sobre los demás. Creció su preocupación por el mundo, reflexionando sobre qué podía hacer para aportar un poco de paz y estabilidad al mundo. Pensaba que la esperanza descansaba en la juventud y que había que animarla, estimularla y motivarla. Tuvo la idea de crear un campamento, un campamento que se interesara “no solo en el niño, sino también en el hombre que este llegara a ser. Creó una fundación con el nombre de su padre: The Louis August Jonas Foundation. Esta fundación organiza el campamento. Durante décadas se entrevistó con posibles futuros alumnos y era llamado cariñosamente por su apodo, “Freddie”.

1930.jpg
CRS en 1930

Este campamento se estableció como un programa para jóvenes neoyorquinos, en Rhinebeck, Nueva York. Este programa tenía como objetivo crear un espacio para que aquellas personas que no podían permitirse participar en un campamento de verano pudieran crecer intelectualmente, construir su carácter y crear lazos de por vida.

Tras la Segunda Guerra Mundial, el programa se expandió para intentar incluir jóvenes de todos los rincones del mundo. En 1947 fueron invitados a participar los dos primeros afroamericanos.

Me gustaría demostrar que hay una gran cantidad de jóvenes con poco dinero o incluso nada, que son brillantes y que, con el suficiente apoyo y consejo, podrían exprimir su potencial.

George E. Jonas, “Freddie”

Durante años, el Camp ha ido creciendo. La idea de liderazo en campistas se ha expandido hasta el punto de que una gran parte del programa es organizado por campistas.

El hecho de convertirse en un campamento de carácter internacional ha hecho del intercambio cultural una parte central de este.  Aún habiendo guerras y crisis diplomáticas, el Camp ha seguido trayendo a jóvenes de todo el mundo. La comunidad de antiguos campistas o Alumni Community ha crecido para convertirse en un nexo de unión entre campistas de diferentes edades, colaborando en asuntos de tipo académico y laboral, y organizando reuniones en los distintos países e incluso a escala mundial.

Tras el fallecimiento de Freddie, en 1978, LAJF ha seguido su legado. En 1989 se fundó Camp Rising Sun Clinton, un campamento para chicas. Este sigue los mismos principios de liderazgo, multiculturalidad y servicio.

En el año 2015, tanto el campamento de chicos como el de chicas tuvieron lugar en las instalaciones de Clinton con una duración de 4 semanas cada uno por motivos económicos.

A día de hoy LAJF se siente orgullosa de servir cada verano a 60 chicos y 60 chicas, dándoles herramientas para ayudar y poner su grano de arena en las comunidades en que viven.

1995.jpg
Red Hook en 1995

Antiguos Campistas

LAJF tiene la filosofía de “Campistas de por vida”, una vez terminado el verano. A través de programas de afiliación ofrece becas para estudiantes de educación superior, así como financiación de proyectos de ayuda de carácter humanitario,
voluntariado, etc…

Muchos antiguos campistas han sido admitidos en algunas de las mejores universidades del mundo. Una amplia red de antiguos campistas proporciona asesoramiento en lo que respecta al proceso de admisión en la universidad y conecta con alumnos de diferentes universidades y otras instituciones de carácter académico y profesional. La fundación mantiene, además una base de datos que facilita el contacto entre antiguos campistas.

10649885_387126044772294_1012966707808946271_n.jpg
Reunión mundial en Hungría, 2014

Actualmente, hay cerca de 5000 antiguos campistas repartidas en 25 asociaciones alrededor del mundo, que colaboran generosamente
con LAJF y Camp Rising Sun. Si quieres saber más sobre la comunidad de antiguos campistas, visite Risingsun.org.

Anuncios