Testimonios

11924739_10205165397550071_8959998965735650089_nCRS es la mejor experiencia que he tenido en mi vida. He de admitir que al comienzo del campamento me sentia un poco expectante, pero a medida que los dias pasaban me iba dando mas cuenta de que tenia ante mi una de las mayores oportunidades, y no podia desaprovecharla.

Y es que la posibilidad de embarcarte en un viaje en el que podras conocer a chicos como tu, procedentes de todo el mundo, aprendiendo de ellos a la vez que tú mismo creces como persona, pudiendo ademas sacar a relucir todo tu potencial y tu talento sin miedo a fallar, es algo impresionante. Nunca me cansare de agradecer lo que CRS ha hecho para mi.

Álvaro Macías, CRS Clinton 2015

11041807_10152748492167104_551428432336235552_nMi experiencia en CRS podría describirse desde distintos puntos de vista.
Como Camper en el año 2006, me permitió abrir la mente, expandir mis horizontes a límites fuera de lo común y crear un vínculo con una comunidad de individuos brillantes. Como Counselor (monitor) en los años 2012 y 2013, aprendí valores como el esfuerzo, el trabajo en equipo o la solidaridad. Además, formando parte de la “Spanish Alumni Association”, he podido madurar y desarrollar aptitudes que me han sido de gran utilidad en mi vida académica y profesional. Gracias a CRS averigüé cual era mi pasión en la vida; dedicarme a la Diplomacia.

A pesar de las diferencias entre estas experiencias, todas guardan en común un sentimiento de agradecimiento por la oportunidad de pertenecer a una comunidad de más de 5000 miembros alrededor de todo el mundo, que comparten valores como la generosidad, el altruismo, la tolerancia y el respeto. CRS rocked my world.

Carlos Manchado, CRS Red Hook 2006, 2012, 2013

1ab7e918-9c41-4a28-b6b5-86b3245b4668Para mí pensar en lo que me ha aportado el camp solamente puede hacer que tenga que mirarme en un espejo y ver quién soy y en quién me he convertido. Sin duda es una experiencia que si tu quieres marca un antes y un después en tu vida, porque no hay tantas oportunidades para conocer a gente seleccionada de 30 países del mundo, a los que aprendes a escuchar de verdad, respetar, estar pendiente y admirar. Ni para desarrollar la capacidad de aprender a mirarte por dentro tan joven, valerte por ti mismo, reflexionar, vivir, sentir.

Las palabras se me quedan muy cortas para agradecer lo que el camp me ha aportado en todos los sentidos. Ojalá esta oportunidad pudiera llegar a más gente, seguramente el mundo sería ahora un sitio mejor.

Paula Cámara, CRS Stendis 2005

FullSizeRenderEspero que me quede mucho por vivir y muchos caminos que recorrer, pero hasta el día de hoy, el campamento ha sido la experiencia que más me ha marcado en la vida. Ha supuesto un antes y un después en mi madurez, en mis ideales, en mis valores y en la forma de ver de vida. Solidaridad, hermandad, generosidad, multiculturalidad, paz, compromiso, ambición, optimismo, iniciativa, dialogo y liderazgo son los valores fundamentales sobre los que está fundado el Camp.

Unas pocas semanas de verano conviviendo con un grupo de chicos o chicas de todo el mundo son suficientes para hacer crecer desde nuestro interior a nuevos hombres y mujeres con motivaciones, con conocimientos de otros idiomas y culturas, donde enseñar tu vida y creencias al resto de campistas y a la vez absorber sus maneras de ver la vida y entender la realidad que nos rodea. En definitiva, una experiencia inolvidable que cambió mi vida y que me integró en una nueva familia: la gran familia del Camp Rising Sun.

Rosa Mendez, CRS Stendis 2007

f5eac35a-04cf-4809-bfad-5561981ebb46Camp Rising Sun para mí ha sido una experiencia catalizadora, un lugar que no solamente me dio la oportunidad de conocer personas maravillosas sino que también me ayudó a conocerme más a mí misma. Cada día en el camp es una verdadera aventura. En un mismo día puedes hacer cosas tan diversas como construir mesas de picnic, aprender sobre la cultura y la lengua polaca, debatir sobre la importancia de los derechos humanos y cocinar platos típicos españoles para tus compañeras.

En CRS tú decides cuál es el siguiente paso, aprendiendo a trabajar en equipo y abriendo tus horizontes. Comprendes que el mejor líder es aquél que escucha a todos los miembros de un grupo, el que viaja el último para asegurarse de que nadie se pierde, no el que da órdenes sin mirar atrás. Todavía sigo en contacto con las chicas que compartieron estos veranos conmigo y el camp es una experiencia que recomiendo una y otra vez.

Lucía Rubio, CRS Clinton 2012, 2013

Anuncios